Comentarios

7,6
Puntuación

Desglose de la puntuación

Limpieza
7,8
Confort
6,9
Ubicación del alojamiento
8,3
Servicios
7,1
Personal
8,2
Relación calidad-precio
7,3

Comentarios

    Jorge
    es

    Puntuación

    7,9
    29 de marzo de 2018

    Muy bien, por el precio y la ubicación.

    Las habitaciones están limpias, y son de un tamaño suficiente. Pero no está bien que haya una perta (condenada) entre una habitación y otra. A veces se oye a los vecinos. En cuanto al baño, sería conveniente que instalasen una cortina para que no salga el agua; y también un soporte metálico para fijar la ducha a la pared.
    Lo mejor es la atención del personal que allí trabaja. Todos son muy amables: tanto que cuando desayunas te sienes como si estuvieras en la cocina de tu propia casa. Te sirven ellos, o puedes servirte tú mismo; e incluso recoger y limpiar la mesa... si quieres.
    Flavia
    ar

    Puntuación

    10
    28 de octubre de 2017

    Lindo para pasar unos días

    La ubicación y la calidad del hotel. El desayunador es excelente
    meguia
    ar

    Puntuación

    6,2
    3 de septiembre de 2017

    Excelente la ciudad de Pordenone y los lugares para visitar (con auto).

    El baño no tenía cortina y la lluvia estaba demasiado baja y es con manguera. Hay que ser muy cuidadoso para no mojar el baño. El desayuno no es muy completo como los otros hoteles que fuimos.
    La ubicación.
    Elmo
    ar

    Puntuación

    10
    16 de mayo de 2017
    Esta entrada no tiene comentarios.
    M. Cruz
    es

    Puntuación

    10
    23 de abril de 2017
    El baño no tiene secador de pelo.
    La ubicación es muy buena si se va a trabajar, así como la wifi, que funciona muy bien. La habitación que tuve era muy muy luminosa (fantástica) y con un aire vintage que me recordaba a los pisos de estudiante. Tiene espacio para descansar y trabajar. Y es un sitio peculiar, apto para las personas como yo que me gusta lo diferente. El salón redondo de abajo donde se sirve el desayuno es un "monumento" de los años 70. Un sitio al que volveré sin duda si vuelvo a Pordenone